Cuando la realidad es mejor de lo que uno se puede imaginar